Control, control y más control

wedding-929290_640

En mi trabajo hay ciertas cosas que debes ir renovando cada cierto tiempo como el mobiliario de comedor porque no podemos servir nada para un evento de lujo en mesas cascarilladas o sillas que se vean ya feas. Siempre está la opción de las fundas pero a mí no me gustan. Ayer hice un pedido en esta empresa para comprar mesas de comedor online y me han dicho que llegaran en unos 10 días, no está nada mal la verdad.

Últimamente recurro mucho a la compra online porque me ahorra muchísimo tiempo y si os dedicáis a esto como yo o tenéis la organización de eventos como un hobby ya sabéis de lo que os hablo ¿a qué no os sobra el tiempo precisamente? Hay días en los que no me despego del ordenador y aun dando gracias a que existe el ordenador porque si no fuera así acabaría teniendo que ir de una punta  a la otra de la ciudad. Sabéis lo que os digo ¿no?

Obviamente yo tengo un buen equipo de trabajo pero me gusta controlar todo. Sé que no es sano y que está bien eso de delegar pero no puedo evitarlo así que aunque los demás hacen bien su cometido yo luego tengo que dar mi visto bueno o, de lo contrario, no doy opción a terminar el trabajo. Soy así, pero no es tan malo como parece porque así si al final algo sale mal es culpa mía porque he sido yo la última responsable en verlo y decidir sobre ese asunto. Si tuviera que pagar con mis trabajadores cada cosa que sale mal en un evento ya los habría despedido a todos porque por mucho que quieras controlarlo todo siempre aparece algún invitado de más que te trastoca los cubiertos o alguien se emborracha y estropea algo que tenías preparado o cosas por el estilo.

No todo el mundo conoce el protocolo que hay que tener en cuenta en cada evento y me pagan precisamente porque yo sí lo conozco, lo controlo e intento evitar que algo se escape a ese protocolo.

Si de pronto alguien me viene con alguna sorpresa de última hora quiero ser yo quien controle el cotarro y sea capaz de sacarlo adelante, con ayuda por supuesto, pero todo bajo mi mando que para eso es mi nombre el que lleva la empresa y soy yo la que da la imagen.

Cuando me contratan para eventos menores no creáis que me relajo, para nada. Puede que sobre menos o que el evento no vaya a darme más clientela pero yo trabajo igual de duro y espero de mi equipo de profesionales exactamente lo mismo porque quien sea que nos haya contratado debe recibir lo mejor que podamos darle con respecto al dinero que invierte en nosotros, es decir, que nos paga.

Es como cuando unos actores deciden hacer la obra de teatro a desgana porque no han llenado el teatro ¿es justo acaso para los espectadores que han pagado el mismo dinero que los que fueron cuando sí se llenó? En mi opinión, no lo es.

Deja una respuesta