El verano y la música, una combinación extraordinaria

Acaba de pasar la que con seguridad sea la mejor etapa del año para la mayoría de los españoles. El mes de agosto se ha marchado dejando tras de sí un montón de buenos e inolvidables recuerdos que reflejan momentos en los que hemos podido descansar, cambiar de aires y, en definitiva, vivir la vida. Son muchas las cosas que hacen especial al verano: quizá innumerables para hacer un balance de todas ellas en un simple artículo. Pero lo cierto es que de la combinación de todas ellas ha surgido la principal vía de descanso y relax de los españoles durante los meses de julio y agosto, en los que la mayoría de nuestros compatriotas han tenido vacaciones.

Una de las cosas que ha hecho especial a este verano ha sido, sin lugar a dudas, la música. Es algo que ocurre siempre. Quizá, de hecho, no haya mejor pareja que la que conforman el verano y la música. Uno no se entiende sin la otra. Ella no tiene el mismo sentido sin él. Durante los meses de julio y agosto son miles y miles de personas las que disfrutan de cualquier evento al ritmo de la música. Y es que nada sería lo mismo si esta clase de eventos veraniegos no estuvieran amenizados por alguien.

La música es una de las grandes protagonistas del verano y eso se demuestra ya no sólo con su necesidad a la hora de organizar determinados eventos, sino con la repercusión que ésta tiene en diferentes medios de comunicación, incluso con los que en principio no tienen nada que ver con ella, como lo puede ser el diario deportivo As, que se hizo eco de las siete canciones que podían ser el temazo del verano durante los primeros días del mes de junio de este año. Y es que la música es vida y el mejor remedio para combatir la tristeza.

Una conexión necesaria

Hemos hablado de la necesidad de que haya música en cualquiera de los eventos a los que acudimos en verano. Esa conexión ya hemos dicho que es necesaria hasta límites insospechados. Teniendo en cuenta que, tal y como informó el año pasado el diario El País, los españoles hemos vuelto a adquirir la costumbre de salir de vacaciones (principalmente como consecuencia de la reducción de la presión ejercida por la crisis económica), hemos vuelto a adquirir la costumbre de asistir a eventos musicales de los que no teníamos constancia en el pasado pero que ahora son fundamentales para disfrutar de nuestro tiempo de ocio.

Música y ocio tienen por tanto una asociación que es difícilmente divisible. Son muchos los profesionales que lo saben y que tratan por todos los medios de que, en su agenda veraniega, no falte la música. Entre ese grupo de profesionales se encuentran los del hotel de lujo Mercer Sevilla, que han elaborado un estudio que confirma que los huéspedes de hotel valoran mucho mejor su visita a una de estas instalaciones si en los eventos que se organizan se apuesta por incorporar algún grupo musical.

La música en directo, un reclamo

La música tiene la capacidad de manifestarse en diferentes versiones. Por un lado se encuentra la música que, simplemente, procede de un determinado CD, pen drive o aparato musical. Sin embargo, por el otro aparece la enorme potencia de la música en directo, que es un verdadero reclamo para todos aquellos amantes de los conciertos y los espectáculos en vivo. No hay manera mejor de disfrutar de una noche de verano que con un buen concierto.

Y es que la música está abierta a todo el mundo. La gran cantidad de estilos musicales que existen en el mundo hace posible que esté abierta la opción de disfrutar para todo el mundo. En un evento en un hotel, por ejemplo, pegan mucho estilos como el rock, el pop o el pop rock, sin olvidarnos del blues o el jazz. No hace falta imaginar demasiado para saber la cantidad de gente que podría disfruta con un concierto de este tipo. Gente diferente y única a la que le une la música.

Este verano está a punto de terminar y es probable que con él se vayan las vacaciones de miles y miles de españoles. Es algo que ya sabíamos que iba a ocurrir. Hay que ver las cosas de otra forma: ya queda menos para que lleguen las próximas. Los amantes de la música saben a la perfección que tanto en invierno como en verano podrán disfrutar de sus canciones preferidas. No hay un momento que no sea bueno para ello. Ese es el poder de un arte como este.