Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

¿Qué es el turismo espiritual y cómo hacerlo?

shutterstock_250381006(FILEminimizer)

Hoy en día, el ritmo de vida se caracteriza por ser exigente, rápido, caótico. El mundo se mueve a velocidades cada vez mayores, nuestros trabajos nos consumen cada vez más y compaginar eso con nuestra vida social y personal requiere un gran esfuerzo de tiempo y organización de nuestra parte; eso sin contar lo difícil que muchas personas sienten que es encajar en los parámetros de aceptación establecidos por las sociedades.

Por esto, todos necesitamos darnos el regalo de un tiempo de desconexión al menos una vez al año y tener unas vacaciones enfocadas solo en nosotros y en darnos el relax que merecemos. Esto nos permitirá detenernos un momento, poder respirar y recargar energías para volver a ser productivos, poder deshacernos del constante estrés y tener las fuerzas de comenzar nuevos proyectos y salir a luchar por nuestros sueños.

Esto es lo que se conoce hoy en día bajo el término de “turismo espiritual” y se está volviendo cada vez más tendencia. Para planificar este tipo de viajes, debemos organizar el alojamiento apropiado, actividades relacionadas con el descanso y que nos permita desconectar de los problemas del día a día, el ritmo de vida caótico de siempre y la tecnología, para poder cumplir con nuestro objetivo de dedicarnos a nosotros mismos.

En este artículo te contaremos más sobre esta rama del turismo y te daremos algunos consejos útiles para planificar un viaje espiritual con éxito. Sigue leyendo.

¿De qué se trata el turismo espiritual?

El turismo espiritual nos propone viajes al interior, pero que no se refieren al tipo de actividades religiosas estrictamente, como si lo son los retiros espirituales guiados por profesionales en materia. Esta más bien es una opción de viajes a lugares y alojamientos de relax, siguiendo ciertas medidas de desconexión del mundo exterior que nos permitan, a nuestro ritmo, encontrarnos con nuestro ser interior.

Pensando en que el 50% o más de la población mundial vive en centros urbanos, donde impera el caos, y altos niveles de polución ambiental y sonora, hay que pensar en que cada cierto tiempo necesitarán alternativas de desconexión que les permita relax y descanso con actividades saludables realmente enfocadas a ello.

De esta forma, se puede evitar el sobrecargo de estímulos que recibimos día tras día, y armarnos con herramientas contra la lucha de enfermedades producidas por el estrés y la ansiedad que solemos experimentar en nuestra agitada rutina diaria.

¿Cómo planificar unas vacaciones espirituales?

Aunque es una opción muy recomendada, este tipo de turismo no se basa exclusivamente en retiros espirituales de índole religiosa, sino más bien en la selección de actividades de crecimiento personal como conexión con la naturaleza, fisioterapia, masajes, retiros en spa, practica de yoga, meditación, entre otras muchas más.

Casa Imperial Salamanca, un alojamiento de lujo y paz para trabajar en nuestro crecimiento interior y nuestra mejora externa por medio de servicios de estética y fisioterapia, nos comparte algunos de los consejos que suelen darle a sus huéspedes para que logren la desconexión y descanso espiritual que están buscando:

  • Escoge el mejor destino para la desconexión

Aunque puedes pensar en cientos de destinos para tus vacaciones de relax, si se trata de turismo espiritual, hay que usar un poco de lógica para escoger el lugar. Por ejemplo, escoger lugares altamente turísticos donde encontraras un listado de opciones para hacer, desde fiestas, hasta sitios turísticos, deportes y aventuras, podría ser un itinerario muy atractivo, pero muy poco recomendable ya que esto nos distraería del verdadero descanso y la verdadera desconexión.

Por el contrario, hay que escoger sitios poco concurridos, donde reine la paz, sean bellos, apacibles y cómodos, pero sin demasiado flujo turístico.

  • Opta por un viaje tranquilo

Intenta escoger un destino que no implique largas horas en avión, trasbordos, el uso de más de un tipo de transporte o posibles atascos. La idea es escapar de todo esto por unos días, no sumergirte en largas travesías que puedan generarte estrés.

  • Selecciona el alojamiento ideal

La elección aquí dependerá de tu presupuesto. Si cuentas con la suficiente liquidez, puedes elegir un alojamiento retirado, exclusivo, con servicios de spa, meditación, yoga, actividades de retiro, incluso guiadas por personal profesional que te proporcione una verdadera experiencia espiritual.

No obstante, si el dinero es una limitante, igual tienes opciones más económicas como casas rurales, granjas, o un sitio bonito donde puedas acampar y estar en contacto con la naturaleza. Se trata de usar un poco la imaginación.

  • Haz un itinerario con actividades relajantes

Estas vacaciones no se tratarán de conocer sitios nuevos, dar largos tours por la ciudad destino o experimentar la vida en el lugar. Más bien se trata de darte permiso para olvidarte del trabajo y las responsabilidades, despertarte tarde, no tener que hacer tareas domésticas, poder apagar tu móvil, estar en conexión con la naturaleza…

Las actividades pueden ir desde un retiro de yoga y meditación, hasta disfrutar de una buena vista y un libro que siempre habías querido lee y no habías tenido la oportunidad.

  • Desconecta de la tecnología

No nos podremos desconectar de todo, si no nos desconectamos de nuestro móvil y la constante oleada de notificaciones de correos, mensajes, conversaciones de WhatsApp y la tentación de las redes sociales que nos mantendrá mentalmente en nuestra vida diaria.

Recuerda que justo este dispositivo que es tan útil y tan vital para nosotros, también es nuestra mayor fuente de estrés, ansiedad y problemas. Así como nos comunica y nos hace la vida más fácil, si pasamos demasiado tiempo esclavos de la pantalla, nos limita la creatividad, la productividad, nos aleja de nuestro momento presente y nos hace preocuparnos por situaciones que aún no han sucedido, que no podemos controlar y que quizá ni si quiera deberían preocuparnos en lo absoluto.

Aunque sabemos que te va a costar al principio, te aseguramos que luego agradecerás apagar el móvil la mayor parte del día y disfrutar del aquí y el ahora. De hecho, si tienes un móvil solo para el trabajo, es lo primero que debes dejar en casa.

  • Aprovecha para dormir

Nuestro tiempo de sueño es lo primero que sacrificamos cuando tenemos poco tiempo para las diferentes actividades de nuestra vida diaria, lo que nos mantienen cansados, bajo estrés y de mal humor. Por eso, tu objetivo en estas vacaciones espirituales debe ser poder dormir todo cuanto quieras. De esta forma repondrás fuerzas y regresarás a tu vida lleno de energía para nuevas aventuras y retos.

  • Haz cosas que te gusten

Es muy raro que nuestra rutina nos deje tiempo para disfrutar de actividades que nos gusten y nos produzcan placer. Justo estos días de desconexión son para poder leer ese libro que tanto querías, dormir, meditar, hacer un poco de yoga, reflexionar y darte un cariño, por ejemplo en un spa o con una sesión de cuidados estéticos hecho por ti mismo en la comida de una habitación de hotel con excelente vista.

  • Rompe con los horarios

Lo más estresante de nuestro día a día es vivir contra el reloj, por lo que en estas vacaciones de relax debes olvidarte del paso de las horas, dormir cuanto quieras, comer a las horas que quieras, incluso, ¿por qué no? Darte el lujo de no hacer nada por horas.

  • Haz un cambio de mentalidad

Para disfrutar de estas vacaciones espirituales y sacarles el máximo provecho, debemos hacer un cambio de mentalidad. No se trata de ir a comerte la cabeza pensando en tus problemas del día a día, intentando buscarles solución. Es hacer una pausa de todo ello, incluso del hecho de lucir bien. Llévate ropa cómoda, olvídate de las joyas y el maquillaje, suéltate la corbata y decídete a disfrutar de la comodidad de una habitación de hotel con vista a la naturaleza.

Incluso, es una buena idea emprender este viaje solo. Aunque a muchos no les parece tan apetecible, si lo deseas, puede convertirse en una experiencia única de conexión contigo mismo.

Recuerda que la idea es lograr una desconexión total. Si no estas realmente enfocado en hacerlo, no podrás obtener todos los beneficios que este tipo de turismo proporciona.

“No dejar descansar a nuestra mente puede repercutir negativamente en la fortaleza de nuestro sistema inmune y de nuestra salud mental, haciéndonos más vulnerables a enfermedades físicas y a problemas de salud emocional, como la depresión, la ansiedad o la baja autoestima, entre otros.” Explican los expertos en salud mental.

  • Vigila tus pensamientos

Siguiendo con el punto anterior es importante que cuides lo que piensas, intentando mantener a raya pensar en problemas o pensamientos negativos que puedan causarte ansiedad durante tus vacaciones.

  • Retoma la rutina antes del primer día de trabajo

Para poder conservar la paz y relax que has obtenido durante tus días de vacaciones espirituales, intenta regresar a casa un día antes de tu primer día de trabajo. De esta forma podrás llegar a casa e ir retomando la rutina del día a día con calma y sin apuros.

Más leidos

Comparte

Facebook
Twitter
LinkedIn
Scroll al inicio