Eventos y fiestas en residencias de ancianos

Una residencia de ancianos también necesita lo servicio de celebración de eventos. Fiestas de cumpleaños o aniversarios de parejas que viven en apartamentos tutelados, son algunos de los servicios que se demandan. Residencias como San Vital son el presente y el futuro de un sector que cada vez apuesta porque una residencia pueda ofrecer más servicios para que las personas mayores se sientan realmente como en su casa.

El catering en eventos y para las personas mayores

Para muchas personas cocinas es un placer, pero para otros es casi una pesadilla. Las personas mayores crecieron al lado de una cocina de las de antes, sin prisa. En las residencias los ancianos demandan comida de buena calidad, debiendo tener en cuenta los problemas de salud o movilidad existente.

El catering, además de para la vida diaria también vale para eventos como puede ser un cumpleaños o aniversario como decíamos. Además de esto, muchas empresas realizan incluso servicios a domicilio para las personas mayores, los cuales consisten en llevar a casa de los clientes un menú compuesto por comida sana y equilibrada.

Estos menús se reparten por lo general todas las semanas y se guardan en el frigorífico para que así puedan mantenerse sus propiedades hasta el momento de la ingesta. Cuando llega la hora de comer, solo tienen que calentar los platos por espacio de cinco minutos en el microondas o en el horno, asegurándose que el recipiente es apto y en caso de que no, deberá verter su contenido en una fuente adecuada a tal efecto.

Si hablamos de la limpieza, esta puede variar dependiendo de la empresa, puesto algunas ofertan material de un solo uso para que no haya que preocuparse una vez se utiliza, a la vez que otras usan recipientes que deben devolverse limpios o se recogen simplemente.

Todos sabemos que es importante llevar una dieta sana y equilibrada cuando se llega a una cierta edad y cuando se quiere mantener nuestra salud y contar con una calidad de vida buena.  Para esto es imprescindible ser conscientes de que las personas de edad necesitan una serie de necesidades, las cuales deben garantizarse siempre y en todo momento. Por lo general los adultos mayores tienen una tendencia con el paso de los años a ir descuidando su alimentación, puesto que dejan de ser conscientes de los cambios que va experimentado su estado de salud o las nuevas necesidades por enfermedades o el paso de los años.

Muchas veces cuesta que confíen en que otras personas les den comida que se han hecho otras personas o lejos de la residencia, pero realmente tienen que confiar en el control de los alimentos que se realiza, pues son bastante exhaustivos los controles, donde las inspecciones periódicas suelen ser protagonistas.

Estos temas donde entran los procesos de cocinado, conservación o de transporte de la comida, se llevan a cabo con un proceso de seguridad alimentaria de lo más escrupuloso, lo que ayuda a que en ningún momento los alimentos se puedan estropear.

La fiesta y su catering

Los eventos en las residencias suelen ser una oportunidad para que los propios residentes cambien la monotonía de su día a día. Pasan un buen rato y cualquier excusa es buena. Las relaciones sociales siempre son necesaria y más cuando se llegan a unas edades, por lo que es una ocasión que les viene muy bien.

Más de alguna pareja ha tenido la ocasión de celebrar sus bodas de oro con una fiesta donde los residentes y los familiares han pasado un rato bueno con una comida, cena o un piscolabis especial.

Como es lógico, se tiene el lógico cuidado con los alimentos y en este sentido las personas mayores necesitan la lógica atención, pues algunas con diabetes u otras patologías no pueden disfrutar tanto como les gustaría de ciertos productos.

En estos casos, el personal de la residencia y los familiares tienen que estar atentos. De todas formas, cuando se solicita un catering para centros de este tipo, suelen tener unos productos en su mayoría especialmente indicados para que no supongan un problema o alteración importante en sus rutinas, por lo que carecen de incidencia y tanto los mayores como sus familias pueden quedarse tranquilos a este respecto.