Una fiesta con decorado de plástico

bolsaplastico
Las fiestas ya no son lo que eran antes. Ahora se intenta ser original y hacer algo que no haya hecho nada. Pero claro, esto suele tener consecuencias económicas, vamos que hay que rascarse el bolsillo. Sin embargo, si le das vueltas al coco hay maneras muy económicas y originales de sorprender a tus invitados. Te voy a contar la idea que se me ocurrió a mí cuando trabaja en la empresa Plásticos Alhambra.

Era verano, mis padres se iban de casa, y quería hacer una fiesta. ¿Quién no lo ha hecho cuando sus padres se han ido a pasar unos días a la playa? Pues bien, tantas horas entre bolsas de polietileno dieron como resultado una idea para decorar mi casa. Iba a decorar mi casa con bolsas.

Elegí las bolsas biodegradables, por eso de no contaminar, una en blanco y negro con un diseño muy japonés de H&… otra de color rosa de una tienda de bañadores, una servilleta de papel en color burdeos y unas brochetas de madera de esas que se emplean habitualmente en cocina. Para las tarjetas con mariposa utilicé cartulina blanca escolar. Y decidí hacer un centro de flores. Para hacer las flores, corté tiras de la bolsa rosa para hacer los estambres centrales de la flor. Luego corté flecos a lo largo de la tira sin llegar a cortarla del todo, dejando una pestaña en un lado de más o menos un centímetro. Posteriormente, enrollé la tira alrededor de una brocheta de madera y la sujeté con un trocito de cinta adhesiva. A parte, corté la servilletas en cuadrados, y también varias capas de la bolsa de rosa de plástico. Cualquiera diría que trabajo en una fábrica de bolsas de plástico, ¿verdad?

Este tipo de decoración también es muy útil para celebraciones como Halloween, donde puedes poner bolsas de color naranja, simulando calabazas. Y es que, queramos o no, las festividades americanas nos han invadido, y son cada vez más los colegios y los bares que lo celebran en la noche del 31 de octubre.

Las bolsas de plástico son un material muy generoso si eres manitas y sabes hacer diferentes cosas. Por ejemplo puedes hacer abanicos o bolsas de regalitos pequeños.

Si que es verdad que decorar una casa como si fuera una empresa de bolsas de plástico tiene sus problemillas. El que más me importaba era el de la seguridad, ya que es un elemento muy inflamable y en cualquier momento se podía hacer fuego. Por suerte de todos mis amigos solo uno fumaba, y ese día decidió dejarlo. Bueno, decidió…no es exactamente la palabra, le invitamos a que lo hiciera. Eso sí, cambió cigarros por cubatas, así que no le salió nada mal la fiesta.

La verdad es que yo tuve suerte al trabajar en una fábrica de bolsas, como es Plásticos Alhambra, pero estoy seguro que tú, en tu trabajo, también puede pensar algo original. Dale la vuelta al coco, o si no, toma mi idea prestada, y ya verás como tu fiesta se convierte en todo un éxito. Mucha suerte.

Deja un comentario