Si tienes un evento, tira de la medicina estética para verte guapa

Hace unos días inauguré una casa que compramos en Almería mi pareja y yo. Queríamos que viniesen todos nuestros amigos y que disfrutasen del chalé y del mar también. Además fue una fiesta por todo lo alto, y es que nos lo merecíamos. Cuando compramos la casa no sabíamos que además de reformarla tendríamos que eliminar una plaga de ratas que allí había, y hasta que dimos con la empresa adecuada la verdad es que lo pasamos bastante mal, intentando ponerle remedio nosotros con cebos y trampas, algo que es imposible. Al final lo conseguimos llamando a Control Plag, que es una compañía de la zona especialista en eliminar cucarachas, fumigaciones, desinsectaciones, desratizaciones, desinfecciones, control de aves, tratamientos de la madera, insectocutores de trampas adhesivas, insectocutores y dispensadores de aromas, y tratamientos especiales antihormigas. Pues lo dicho, que para un evento así hay que ponerse bien guapa, y no hablo de peluquería, sino de algo más avanzado como la medicina estética.

En mi caso estuve en la clínica de Rosa Bonal y probé diferentes tratamientos con los que me sentí mucho mejor no solamente por fuera, sino también por dentro. Cosas que después de hacerlas me parecen básicas para que todas las mujeres se sientan bonitas.

Uno de los tratamientos que mejor me sentaron fue el de los puntos rubí, que son pequeñas dilataciones capilares que con tecnología láser avanzada se eliminan en pocas sesiones realizando una microquemadura. Esta tiene que ser tratada como tal, y una vez desaparecida la costra el tratamiento se da como finalizado. En las piernas podemos encontrar también pequeñas arañas vasculares que se pueden eliminar sin dolor.

El código de barras son los surcos que aparecen alrededor de la boca en personas fumadoras o que simplemente gesticulan mucho y tienen una piel frágil. Estas arrugas envejecen mucho el rostro de la mujer y con el ácido hialurónico se pueden mitigar o incluso llegar a hacerlas desaparecer por completo.

Para el vello no deseado, ya existe alta tecnología que permite su eliminación sin interrumpir el tratamiento en verano ni tras haber tomado el sol. Además, las zonas que resultan más sensibles pueden ser tratadas con cremas anestésicas, para no sufrir dolor, algo que siempre preocupa a los pacientes.

Para ponernos a tono el cuerpo, en lo relacionado con la flacidez, tenemos diferentes técnicas. Mi favorita es la presoterapia, que mejora el drenaje linfático haciendo que las piernas hinchadas, ya sea consecuencia de un sistema linfático lento o un trabajo estático, vuelvan a su estado de reposo. Por otro lado, con mesoterapia corporal se inyecta un cóctel de medicamentos homeopáticos que activan al propio organismo para la eliminación de desechos y que moran la circulación consiguiendo una pérdida de volumen en todo el cuerpo o en zonas localizadas mejorando el aspecto de la piel y la celulitis.

Una buena técnica también es la intralipoterapia, que consiste en inyectar ácido desoxicólico, que está presente en el organismo y se reabsorbe con facilidad en los acúmulos de grasa produciendo una lipólisis (destrucción del adipocito) que libera la grasa y hace que se elimine por medios naturales. Para mejorar y agilizar los resultados del tratamiento suele acompañarse con drenajes linfáticos para ayudar al cuerpo a liberar esa grasa, ya que no se debe realizar ejercicio en los 15 días posteriores al tratamiento.

Hábitos de todos los días para vernos mejor

Hay algunas cosillas que podemos hacer cada día con las que nos vamos a ver mucho mejor ante el espejo, como puede ser tomar el sol con moderación, no fumar, hacernos unas revisiones médicas periódicas para controlar nuestro estado de salud y prevenir enfermedades, mantener un peso adecuando y seguir una dieta alimentaria equilibrada, sonreír con nuestros amigos, hacer deporte, y usar unas cremas de prevención para la piel.

Y sobre todo no debemos obsesionarnos con tener menos arrugas o sentirnos más jóvenes por encima de todo. Las arrugas son parte del vivir y del sonreír, son algo normal. Además, si recurrimos, como os hemos recomendado, a la medicina estética y, sobre todo, a la cirugía, debemos hacerlo con moderación, teniendo presente que los resultados discretos son los más elegantes.