Si bebes, no conduzcas

La bebida y la conducción son una combinación mortal. Lo sabemos, y aun nos arriesgamos.

En Contigo Tomás nos apetece que te diviertas, pero sin poner en riesgo tu vida ni la de los demás. Por ello te ofrecemos algunos consejos alternativos que te permitan divertirte sin barreras y sin necesidad de ponerse al volante.

El taxi debe ser siempre una opción a considerar. Aunque nos parezca un servicio caro, deberíamos incluirlo en nuestro presupuesto a la hora de salir de fiesta. Compartir un taxi entre varios amigos nos puede hacer disfrutar de este servicio sin tener que renunciar a un riñón. La desventaja principal es que, en algunos casos, si nos encontramos muy perjudicados, deberemos esperar a que se nos pase la cogorza para que el taxista nos permita entrar en su coche.

Cuando la salida incluye un grupo importante de amigos es el momento de plantearse alquilar un autobús. Esta opción es cada vez más habitual para fiestas organizadas, como las despedidas de soltero o hacer un viaje internacional a algún festival de música de Europa.

La mayoría de las ciudades cuentan con servicios de autobús, tren o tranvía nocturno para cubrir las noches de fin de semana.

Hagamos lo que hagamos, no tenemos excusa para ponernos al volante en estado de embriaguez.

Deja un comentario