Reportajes de Boda

Y seguimos con la fotografía de boda. Realmente hay profesionales muy buenos en este sector, lo malo es que también hay mucho que no son tan profesionales pero ese es otro tema. Lo principal es saber diferenciarlos. Hasta ahora recuerdo haberos hablado de Lovelly Photo, de Jesús Vidal, de Hevia Fotógrafos y probablemente de muchos más como Luís Oliva. Como siempre, intento daros buenas referencias y diferentes opciones a lo largo y ancho de nuestra geografía. Por eso hoy os traigo dos profesionales más que me han dejado muy buen sabor de boda. Se trata de Lutton Gant, en Valladolid, y de Fernando Moreno, en Almería.

Para empezar os diré que estoy viendo cierta tendencia en las parejas que quieren ahorrar un poco en la boda a dejar el tema de la fotografía en manos de algún amigo o familiar aficionado a este sector y he de decir que en el 90% de los casos la decepción es el eje central de todo el reportaje.

Por muy aficionados que sean o por muchos cursos que hayan hecho no tienen ni la experiencia ni el equipo indicado para realizar este tipo de fotografía profesional y eso al final se nota. Si bien nosotros, como organizadores de eventos o wedding planer, no podemos imponer nuestra voluntad, sí podemos exponer nuestras ideas y explicarles nuestra experiencia con este tipo de cosas, incluso a veces, si piden consejo, yo suelo decirles que recorten presupuesto en la partida del cóctel de bienvenida o incluso cambiando platos del menú, pero jamás en la contratación de un profesional de la fotografía porque, al fin y al cabo, ese va a ser su mayor recuerdo.

shutterstock_425326747reducida

Ahorrar en otras partidas

En una ocasión, tras hablar conmigo, la pareja decidió prescindir de la barra libre en el restaurante para poder contratar a un fotógrafo de bodas y, en mi opinión, acertó de pleno. Quien quiso tomarse una copa tras la cena lo hizo sin problemas puesto que, al fin y al cabo, una copa puede salirte por 6 o 7 euros y teniendo en cuenta que durante la cena todo el mundo bebió lo que quiso y más, tampoco había necesidad de empinarse a la botella de alcohol. De este modo ellos pudieron tener un bonito recuerdo de su día especial y los invitados no vieron problema a la hora de tener que pagarse sus copas tras la tarta nupcial.

Aunque, como en todo, esto depende de la idea que tenga la pareja en mente y, como ya se sabe, para gustos los colores. Así que al final siempre serán ellos quienes decidan de dónde ahorran y de dónde prefieren no hacerlo.

Los fotógrafos que os recomiendo hoy, como siempre, son uno del norte de España y otro del sur, para que haya donde elegir.

Fernando Moreno es un artista que ha dedicado su vida profesional al que es también su pasión y su hobby, la fotografía. Se trata de un fotógrafo de bodas creativo, original y diferente que es capaz de crear recuerdos únicos. Una de las cosas que más me gustó es que tiene muchísima experiencia en reportajes infantiles y como la pareja con la que estábamos trabajando en ese momento tenía una hija de 6 años, pude ver cómo trataba a la niña y cómo hacía del reportaje, para ella, un juego. De modo que todo salió de manera natural y divertida.

Lutton Gant es un estudio en Valladolid que cuenta con verdaderos profesionales de la fotografía  de bodas. Su mayor virtud es saber captar el instante sin necesidad de preparar el momento. Los “modelos” pueden pasear, reír, jugar, o hacer lo que les venga en gana sin necesidad de posar o estar pendientes de la cámara porque los profesionales de Lutton Gant son expertos en saber captar la mejor imagen de cada momento y eso hace que todas y cada una de sus fotografías brillen pro su creatividad y naturalidad.

A pesar de ser dos fotógrafos con estilos diferentes, yo diría que ambos son una gran opción a la hora de contratarlos para realizar el reportaje de boda, preboda y postboda de cualquier pareja aunque siempre es mejor contar con la opinión de los novios para saber qué es lo que más le gusta o qué ideas de reportaje tienen en mente.