Organizando nuestra propia boda

Llevábamos varios años viviendo en pareja y ya desde hace un par de años teníamos en mente casarnos, aunque no teníamos muy claro qué tipo de evento organizar, lo único que deseábamos es que fuese muy familiar, solamente los más íntimos, hasta que un día medio de broma medio en serio, mi novio me preguntó que me parecería hacer la fiesta en nuestro jardín y, de ser así, que pasaría. Al principio me sorprendió la idea, porque nunca lo habría imaginado, pero me pareció genial. Nuestro jardín tiene unas buenas dimensiones, por lo que no habría problema de espacio, la única pega es que apenas teníamos una mesa con unas sillas. Rápidamente nos pusimos a planear y organizar, y buscando en la red encontramos una tienda de muebles online llamada Dismobel que desde el primer momento nos ofreció toda la confianza, pues pertenece a un grupo de empresas del sector del hábitat, fabricación y distribución y actualmente esta empresa corresponde a la cuarta generación de una familia que ha desarrollado su proyecto empresarial desde hace 65 años.

En la actualidad esta compañía cuenta con dos tiendas físicas, una en la comunidad de Madrid, concretamente en Villaviciosa de Odón y otra en la localidad toledana de Santa Cruz del Retamar, además de disponer de un extenso catálogo con más de 10.000 productos en el sector del hábitat, tanto para el hogar como para la empresa. Dismobel es una sociedad que promueve y desarrolla un modelo de gestión sostenible, apoyando a todos los fabricantes que utilizan la madera procedente de bosques gestionados de forma ecológica y eficiente con certificación por organismos independientes. Además, cuenta con un eficaz control de la logística interna para cumplir con los plazos de entrega previstos y un servicio postventa que garantiza la satisfacción de sus clientes. Para tener un mejor feedback con el cliente, incluso disponen de un servicio de montaje de muebles, casi siempre gratuito, que incluye el transporte hasta el domicilio señalado en el pedido, subida a la planta que se indique, retirada de embalajes y montaje de los muebles que lo requieran. Es por estos motivos por los que nos decantamos por esta empresa y es que ante estas garantías no nos hemos podido resistir para comenzar a organizar nuestra boda y “amueblar” un poco nuestro vacío jardín. Por ello decidimos hacer un pedido en el que incluimos un conjunto de sofá, sillones y una mesa de centro, unas tumbonas, unos parasoles y una cama chillout.

Aunque al principio habíamos pensado en contratar una empresa organizadora de eventos, queríamos también sentir el placer de disfrutarlo todo en primera persona, la planificación, la elección de los detalles, de la comida… queríamos que fuese algo nuestro, algo inolvidable y para ello habíamos comenzado por diseñar el lugar donde se celebraría la boda, el jardín de nuestra casa.

Tras analizar la situación, considero que las ventajas de llevar a cabo una boda en un jardín son varias, entrega ellas podríamos señalar:

  • Te da sensación de libertad, de alegría, en ella se respira aire fresco, generando un ambiente agradable, sencillo y sin complicaciones.
  • Tanto los novios como los invitados se sentirán en un ambiente más relajado, distendido, fuera del encorsetado protocolo de las bodas tradicionales.
  • Se pueden realizar bodas temáticas, en las que una idea sea el hilo conductor de toda la decoración, rústica, vintage, ibicenca, años veinte…
  • La comida se puede situar en distintos puestos por alimentos, barras de ensaladas, barras de entrantes, barras de dulces, parrillada, cestos con diferentes tipos de pan… o incluso podemos contratar algunos foodtrucks o camiones de comida, actualmente tan de moda, tanto en festivales como en congregaciones multitudinarias.
  • Permite a los invitados que su vestuario sea más informal, más cómodo e incluso menos costoso económicamente.
  • Las fotos y vídeos de la ceremonia serán siempre espectaculares en un entorno rodeado de naturaleza, con rincones dignos de postal, arboleda, fuentes, piedras, bancos, la luz natural…. todo ello creará un ambiente ideal y único.
  • La fiesta puede prolongarse hasta que como vulgarmente se dice “el cuerpo aguante” ya que no dependeremos de los horarios que en caso de hacerla en un salón de boda tendríamos.
  • La música puede correr a cargo de un disk jockey contratado para la ocasión, un grupo o incluso una gran orquesta como ha sucedido en el caso de alguna boda de personajes famosos como es el caso del cantante Carlos Baute.

Inconvenientes de llevar a cabo una boda en el jardín

La idea de llevar a cabo una boda en un recinto privado de nuestra propiedad es algo que a la gran mayoría nos fascina y a la que solo le encontramos ventajas, pero esto no siempre es así y aunque a simple vista no las veamos, a continuación, os mostraremos alguno de los inconvenientes de llevarlas a cabo de este modo:

  • El tiempo y las inclemencias meteorológicas, en este caso deberemos instalar carpas.
  • Mosquitos, moscas y otros insectos, en este supuesto deberemos usar repelentes en distintos puntos del lugar como mesas, barras, rincones, etc.
  • Tendremos que ubicar baños portátiles para uso de todos los asistentes diferenciando entre los de minusválidos, hombres y mujeres así como cambiadores para niños si hubiera alguno.