La moda de las bodas rústicas al aire libre

wedding-349676_640

Últimamente me he dado cuenta de que las bodas en la capital son cada vez más exquisitas. Las parejas prefieren alquilar fincas, cortijos o caserones donde montar su propio banquete con todo a su gusto antes que contratar los servicios de unos salones o de un restaurante de eventos. En estos casos siempre hay que recurrir a servicios externos para todo, principalmente para la comida, y por eso hay que tener buenas empresas en la agenda para poder tirar de ellas. Catering de Lisi y La Frolita son, en mi opinión, dos de los mejores catering en Madrid con los que se puede contar: puntuales, cumplidores, servicio perfecto, comida exquisita… y sus menús no son excesivamente caros.

Una buena opción es tener tres o cuatro lugares que ya se dedican a este tipo de eventos. Son caserones que ya tienen una subcontrata con un catering que es lo principal porque la mayoría de ellos llevan sus propios camareros, mesas y sillas decoradas, manteles, cubertería y demás, así que sólo con una empresa cubres varios aspectos. Sin embargo hay muchas ocasiones en las que los novios ya tienen lugar donde hacer la celebración, puede que sea un campo de la familia o un cortijo que ya habían alquilado y entonces eres tú, como organizadora del evento, quien tiene que buscar todos los servicios.

Mis consejos son los siguientes en estos casos:

  • Buscad un catering que cuente con todo los servicios antes mencionados para facilitaros un poco el trabajo.
  • Contratad la decoración y aseguraos de que la empresa puede ir a montar el día anterior si la boda es por la mañana o a primera hora si la boda es por la tarde y que luego tienen disponibilidad para poder llamarlos a retocar si algo sale mal.
  • Llega una tres horas antes del evento al lugar del evento y asegúrate que todo está perfecto para que te dé tiempo a arreglar lo que no lo esté.
  • Si se va a celebrar ceremonia en el mismo lugar pide al que la persona que vaya a presidirlo llegue también con bastante antelación. Si es del ayuntamiento no podrás hacer nada, ni si viene algún clérigo, pero a veces hablamos de amigos o familiares que van a hacer algo para la ceremonia porque los novios ya están casados por el juzgado unas horas antes o el día anterior y, en esos casos, si puedes pedir que lleguen con tiempo para ensayar en el sitio un par de veces antes de que lleguen los invitados.
  • Y ten en cuenta detalles como aconsejar a los novios de que adviertan a los invitados de cómo es el lugar. En una ocasión tuve la desgracia de toparme con un cortijo cuya tierra hundía los tacones más finos de las mujeres y fue muy incómodo para todas.

 Y si a pesar de todos estos consejos te encuentras con alguien que quiere hacer su propia decoración, o al menos parte de ella, pídele que la artículos como este sobre cómo crear un espacio chill out para tu boda antes de que empiece a tener mil ideas que no cuadren con el resto de la decoración.

Deja un comentario