La mayor seguridad en eventos para este verano

Los atentados terroristas que últimamente asolan Europa se están convirtiendo, por desgracia, en historias demasiado habituales, y de ahí que la precaución y la seguridad deban ser siempre lo primordial en cualquier acto al que vayan a acudir un número elevado de personas. Lógicamente, al menos por ahora, no es necesario contar con una seguridad especial en las BBB, ni siquiera en la mayoría de eventos publicitarios, pero nunca está de más prever ciertas situaciones.

Una de las discotecas andaluzas donde más eventos organizo en pleno verano, me llamó hace un par de semanas para poner en marcha un plan que incluyera prevención y actuación en caso de emergencia, y la verdad es que me ha parecido una excelente idea. Normalmente los dueños de este tipo de establecimientos, e incluso de salas de fiestas o responsables de palacios de congresos y recintos feriales, cuentan ya de por sí con empresas de seguridad privada que se encargan de organizar y viabilizar planes de emergencia con el fin de prever este tipo de situaciones, pero aun así, dada la situación actual, nunca está de más revisar dichos planes e incluso retocarlos si es necesario.

Mi recomendación para la discoteca fue la siguiente: teniendo en cuenta que los eventos que organizamos en esa sala suelen estar dirigidos a promocionar productos cuyo público objetivo es la gente joven, no estaría de más instalar tornos para contabilizar el número de personas que han ingresado en el local ya que hemos vivido verdaderas aglomeraciones en años anteriores. Les puse en contacto con GrupoCayp para que les dieran presupuesto, y también les recomendé que hablaran con ellos para instalar un circuito de cámaras IP que grabaran todo con el fin de tener imágenes en caso de sospecha.

Los conciertos y macrofestivales de verano en España, al igual que en otros países, estarán blindados. O al menos eso es lo que se pretende para evitar sustos y sorpresas desagradables. Se instalarán detectores de metales y explosivos, y se aumentará el presupuesto de seguridad para asegurar que todos los eventos cuenten con personal suficiente como para que todos los asistentes puedan ser registrados de arriba abajo, incluyendo bolsos, mochilas y los cacheos que sean necesarios.

Lógicamente, ante una alerta de nivel 4, que es la que mantenemos actualmente en España ante el riesgo de atentados, cualquier precaución es buena, pero tampoco podemos instalar arcos de seguridad y demás herramientas típicas de un aeropuerto pues, todo eso, alarmaría a la sociedad y podría traer más caos que otra cosa. Pensad en una avalancha que pueda provocarse en caso de amenaza de bomba o, simplemente, en caso de falsa alarma… todos esos aparatos instalados en puertas y accesos podrían entorpecer la salida de los asistentes al evento y provocar más daño que beneficio.

Según el Ministerio del Interior, se ha descartado el riesgo de atentado inminente pero se mantiene la alerta antiterrorista en nivel 4 (de un máximo de 5), una decisión que se ha tomado por unanimidad, según Juan Ignacio Zoido, el ministro de Interior.

Fiestas patronales en nivel 4 de alerta

Verano es la estación de las fiestas patronales por antonomasia, tanto en pueblos como en algunas capitales, y el pistoletazo de salida lo dan las Hogueras de San Juan en Alicante, del 21 al 24 de Junio, donde ya se han tomado medidas de seguridad y prevención, por lo que no está de más pensar que pueden ser las fiestas que den ejemplo a pueblos y fiestas de otras comunidades.

Este años se reforzará el operativo para la Noche de San Juan, tanto por parte de la Guardia Civil como de la Policía Nacional, ante una previsión de mayor participación al coincidir la noche del 23 de junio en viernes y la de la cremà, el 24, en sábado. También se activarán medidas de control y vigilancia con helicópteros equipados con focos de gran potencia, así como más unidades de bomberos y emergencias.

Esto demuestra que todos debemos estar atentos, pero no por ello dejar nuestra vida a un lado. Debemos demostrar que seguimos siendo los mismos y que seguiremos viviendo hagan lo que hagan pero sin dejar de estar alerta y siendo lo suficientemente inteligentes como para anticiparnos a sus movimientos.