La elegancia de llegar en un buen coche

file0001089402104

¿Sabéis lo que prima en un evento de alta alcurnia? Los BMW. Sí, ya sé que tanta palabreja rara parece sacada de un blog de pijos, y esto es cualquier cosa menos eso. Pero es que, sin querer ser pedante, no hay nada como llegar en un BMW a una boda o un evento empresarial o algo así para fardar de lo lindo. Está claro que si el coche está hecho polvo pues poco vas a fardar pero si está en buen estado da igual lo antiguo que sea porque lo que mola es que es un BMW, de hecho si vives por mi zona te recomiendo que compres un BMW de segunda mano y lo lleves a un taller de BMW en Granada que hace maravillas con esta marca y los deja como nuevos, son los Talleres Paiz.

Y es que por mucho que nos empeñemos en lo contrario no es lo mismo llegar en un BMW que en un Renault, y eso que estáis leyendo una persona que odia hablar de marcas y el pijerío que todo ello conlleva pero al igual que os digo que un buen vestido no lo hace la marca sino el diseñador, aunque sea desconocido, y la percha que lo lleva puesto, también os digo que en cuestión de coches la elegancia es cara.

A mí me gusta mucho cuando, en una boda por ejemplo, veo llegar a la novia o al novio, o a ambos, en coches o vehículos que no esperas. A caballo: precioso, en un 600 impecable: vintage, sobre una carreta de campo: rústico o muchas formas más que podéis leer en el artículo “Sorprende con el vehículo para llegar a la boda”. Por ejemplo, a mí me gusta mucho la idea de llegar en un sidecar, los dos juntos, en bicicletas decoradas con latas de alimentos, en Vespa, e incluso me haría mucha gracia ver llegar a los novios en patines. Eso sí, antes habría que ensayar mucho porque una caída en ese momento sería un poco cutre. Pero seamos sinceros, la elegancia sólo se consigue con un buen coche o sobre un carruaje tirado por caballos de estos estilo Sisí Emperatriz.

Aún así, yo abogo por las bodas originales. Son más divertidas y, a veces, incluso baratas. A ver, una boda temática, con disfraces y decoración. Esos sí, que la cosa no se ponga muy friki que ya he visto bodas de “La guerra de las galaxias” y de “el señor de los anillos” que más parecían una convención de fans que otra cosa. Otra idea puede ser celebrar el banquete en la playa o en el campo, pero nada de lujosas fincas que te cuestan un ojo de la cara, no, no,  yo  más bien estaba pensando en una buena barbacoa al aire libre. Eso sí, contrata camareros o catering para no tener que estar tú pendiente todo el rato de los invitados y de la comida. Y, por ejemplo, ¿qué tal un picoteo al anochecer en lugar de una cena por todo lo alto en un restaurante de lujo? Eso es economizar y lo demás son tonterías!!!!

Deja un comentario