Fiestas ibicencas y hawaianas para recibir al verano

El verano, con sus altas temperaturas climáticas y corporales, llama a organizar fiestas para divertirse en sus cálidas noches. Y teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas de la estación, el hecho de que puede que incluso uno disponga de una parcelita con piscina y de los ánimos tropicales de la gente, las fiestas de disfraces suelen ser una apuesta ganadora. El fácil acceso a artículos para fiestas temáticas o disfraces para adultos online que existen en tiendas web como Megumi Fiestas, que además garantizan sus envíos en un plazo de apenas 24 o 48 horas, permiten que organizar una noche hawaiana o una celebración ibicenca esté al alcance de cualquiera que goce de un poco de tiempo, de interés y de dinero.

El jardín con piscina es, por supuesto, el elemento fundamental a partir del cual uno puede organizar como es debido una fiesta ibicenca con clase –es decir, no40 estamos hablando de nada parecido a Magaluf ni afines-. La fiesta ibicenca, por definición, tiene lugar al aire libre, a los pies de una agradable piscina de aguas claras. De ahí, en primer lugar, como en cualquier evento de este tipo, está la elaboración de las tarjetas para los invitados. Asegúrate de componer una lista con personas de confianza y gente con la que realmente quieras disfrutar, si bien con la flexibilidad de admitir las típicas invitaciones inesperadas que se presentan de improviso. El caso es que las tarjetas de invitación pueden estar decoradas con un fresco toque marítimo que le añadan encanto y vaya metiendo a los amigos en situación. Además, las tarjetas deberían incluir instrucciones como, por ejemplo, acerca de la etiqueta y el vestuario porque, como es sabido, el blanco es el color dominante en la vestimenta ibicenca, con prendas cómodas, holgadas y despreocupadas de lino en camisas, faldas vaporosas, pantalones amplios, tops coquetos,… Respecto a la decoración, el blanco también debe imperar en los materiales y las telas. Una buena idea es montar pequeñas e íntimas carpas donde establecer agradables conversaciones bajo la luz de las velas, con asientos repletos de mullidos cojines y ambiente chill out, engalanados con guirnaldas de flores blancas, rosas y amarillas. Para los aperitivos, los platos sencillos y ligeros, de aspecto natural y escasa elaboración, son los más adecuados, como las brochetas vegetales y de pescado, los mariscos, el pollo a la brasa, los canapés y, claro, una serie de postres refrescantes como helados, batidos y sorbetes de frutas, destinados a ser picados a gusto del consumidor. Los cócteles que mejor completan esta atmósfera única tienen entre sus ingredientes frutas exóticas y esencias tropicales, como los mojitos, las caipiriñas o los daiquiris. El complemento perfecto para poner a tono a los invitados y que bailen al son del pop psicodélico de raíces indies y temperamento chill out, con reverberaciones de aquellos felices años sesenta donde la isla mediterránea se convirtió en una de las grandes referencias para las renovadoras y libérrimas corrientes artísticas del momento.

Por su parte, una fiesta hawaiana, que también ha de tener su centro neurálgico en torno a una piscina, admite decoración tribal como antorchas, farolillos de papel y, sobre todo, elementos tropicales como telas con flores, palmeras y muebles de mimbre. Las tarjetas de invitados en este caso pueden añadir dibujos tradicionales como tikis, cócteles e hibiscos, y entre sus normas de etiqueta deben incluir las camisas florales y amplias, las faldas cortas y sugerentes, bañadores y bikinis –en tiendas de disfraces para adultos online se pueden hallar los clásicos bikinis de cocos de las películas y las faldas de paja-, así como, en especial, los collares de flores. No obstante, lo más indicado es que estos últimos sean adquiridos por el anfitrión a precio módico en tiendas online como Megumi Fiestas para recibir a los invitados como ofrenda de amistad y bienvenida. Para una fiesta hawaiana, las brochetas y carnes asadas son muy apreciadas –pollo, cerdo-, así como frutas tropicales, en especial la piña. Los hawaianos poseen su propia gama de cócteles, entre los que destacan el Mai Tai y el Blue Hawai, aunque muchos otros compuestos por jugos tropicales y brillante colorido serán bien recibidos. Redondearán la velada una selección de temas tocados con ukelele y unas pruebas de bailar el hula y practicar el limbo para agasajar a los invitados.

Deja un comentario