Fiestas con piscinas

swimming-pool-953286_640

Para organizar una boda ahora están de moda las fincas al aire libre con una buena piscina. Muchas empresas organizadoras de eventos están ampliando sus presupuestos para la construcción de piscinas en aquellas fincas en las que no tienen actualmente y para ellas les recomiendo este fabricante de piscinas de fibra.

El motivo es muy simple, buenos trabajos, buena relación calidad-precio y muy rápidos, se trata de Piscinas DTP. Y el motivo por el cual os recomiendo la fibra es porque es más económica y el hándicap de algunos que creen que tienen menos diseños que las de hormigón queda subsanado con la empresa que os recomiendo porque tienen un gran catálogo de diseños a muy buenos precios.

Y a lo mejor os preguntaréis en el motivo del por qué a este consejo para instalar piscinas en los lugares donde se pretenden organizar eventos pero la respuesta es muy sencilla: está de moda. Así de claro os lo digo. Está muy de moda por ejemplo organizar una boda en la que los invitados, tras la cena, puedan cambiarse y ponerse algo más cómodos, por ejemplo pasando a ir todos de estilo ibicenco o algo parecido y, debajo del nuevo modelito, el bañador.

Los invitados pueden, si les apetece, meterse en la piscina y tomarse una copa por la noche dentro de agua mientras parlotean con familiares o amigos. Es muy cool y ahora todo el mundo busca eso en las fiestas, al menos en verano o en los meses más calurosos del año claro está porque si la boda se celebra en pleno enero o tienes una piscina cubierta de agua templada o no creo que los invitados tengan muchas ganas de meterse dentro del agua. Aunque bueno, también tenemos que ver cuántas bodas se organizan en enero porque no creo que sean muchas.

De hecho, bajo mi experiencia, os diré que la mayoría de bodas tienen lugar en los meses de marzo, abril y mayo ¿por qué? Pues muy sencillo, porque aún no es temporada alta y los viajes de luna de miel, por ejemplo, les van a salir a los novios mucho más baratos que si se van en pleno agosto. Pero este tampoco es un mal mes porque junio, julio, agosto y septiembre podríamos decir que son los meses que más elijen los ciudadanos para casarse justo por detrás de los citados anteriormente y esto es porque hace buen tiempo y el sol acompaña al evento si es por la mañana y, en caso de ser por la noche, tampoco hará frío en caso de ser en el exterior.

Lo meses en los que menos bodas se organizan son siempre los invernales. En noviembre aún hay alguna, sobre todo al principio, pero en diciembre, enero y febrero la cosa baja muchísimo y es muy difícil que te encarguen la organización de una boda para esas fechas. Pero vamos, que alguna sí que hay, sobre todo de los rezagados que no fueron a pedir cita al ayuntamiento en las primeras semanas desde que se abre la lista para las bodas y de los que quieren una iglesia concreta para casarse, muy famosa, y tienen los mejores meses llenos hasta 2018, porque las hay.

Deja un comentario