En la playa, ¿por qué no?

Buscando ropa para ayudar a mi prima a elegir el mejor vestido para su boda suyo, y hablando con ella de la idea de boda que tiene, me he parado a pensar en la genial idea de una boda en un ambiente distinto, una boda inimitable, un evento mágico y especial. Para empezar le dije que mirara aquí el vestidos de novia  porque en mi opinión esta empresa es de las mejores que hay en Madrid y luego le pregunte que por qué no hacer algo distinto.

Muchas veces vemos en las películas -típicas de amor con final feliz-, cómo esa pareja perfecta destinada a estar juntos, unen sus vidas frente a la gente que quieren, en la playa. Casarse y celebrar una boda en la playa cada vez está más de moda, parece que de tanto verlo en la tele nos ha entrado un afán muy grande por querer hacerlo.Y aunque esas bodas que se realizan junto al mar, la brisa, los pájaros volando de fondo… parece que siempre tienen lugar en paraísos, con un clima y unas condiciones adecuados a un evento como tal, muchos países cercanos a nosotros lo están llevando a cabo ya que está muy solicitado.

Países como Italia, Mónaco, Francia o España, entre otros, se están uniendo a este proyecto, puesto que ven la gran demanda que tiene. Aunque es algo que se sale un poco de lo típico y normal, cada vez más curas están dispuestos a unir al futuro matrimonio, sustituyendo en altar de la iglesia por un arco hecho con flores, la música del órgano, por los ruidos de las olas, los bancos donde se sientan los invitados, pasan a convertirse en sillas plegables con algún motivo decorativo. Las fotos de después del enlace serían maravillosas, con el paisaje tan maravillo que la playa conlleva. Y para que veáis un ejemplo de ellas, y os quedéis tan maravillados como yo, os pongo un enlace a un vídeo de fotos de boda en la playa. Para que echéis un vistazo.

Hay mucha gente que está en contra de este tipo de bodas, porque cree que los verdaderos casamientos hay que realizarlos dentro de la casa del Señor, ante el cura, la cruz… y todos los elementos típicos cristianos. Pero que cambie el ambiente, no tiene por qué cambiar las circunstancias, una pareja se quiere casar, hay un cura, unos testigos… etc.

Todo esto relacionado a nivel religión, pero las personas que no quieren casarse por la Iglesia lo tienen más fácil. Aunque tengan que ir al juzgado, luego está la opción de celebrar el evento en la playa, en las zonas habilitadas para ello. Lo único que tienen que ver los invitados es la ropa que van a llevar, sobre todo a las mujeres y esos tacones que tanto gusta lucir en las bodas, porque no podemos olvidar las dificultades que tiene andar en la arena de la playa.

Pero, no es solo casarse, es que hay muchas parejas que después de muchos años juntos, se quieren volver a casar, o simplemente quieren renovar las promesas de matrimonio. Son muchas las excusas que hay para celebrar cosas tan importantes, como las antes mencionadas, en la playa.

Una idea muy típica de este tipo de bodas, que quieren muchos novios, es que la temática de la boda sea ibicenca. Todos los invitados vestidos de blanco, ya no solo la novia. Incluso el novio tiene que ir vestido de blanco, y los motivos ornamentales deben de ser del mismo color. Otra idea, es hacerla estilo hawaiano, todos, incluidos los novios, van vestidos con traje de baño ( obviemos la vestimenta del cura), incluso está permitido llevar pareos, collares de motivos muy coloridos etc.

Cada vez son muchas más las ideas que hay para cambiar el ambiente de la típica boda, y que no sea siempre en la iglesia. Hay muchas bodas que se realizan en yates, o montados a caballo… las ideas son múltiples, hace falta un poco de imaginación, buscar el sitio perfecto, y llevar a cabo el sueño de los novios. Es uno de los días mas importantes en la vida de las personas, que quieren unirse con su pareja a través de este enlace, qué mejor que llevarlo a cabo donde los futuros novios quieran y de la forma que ellos decidan. Aunque sean ideas descabelladas, pero son sus ideas, es su día, un día que, esperemos recordarán el resto de sus vidas.

 

Deja un comentario