Cómo elegir un buen catering

Afortunadamente, hay muchísimos motivos de celebración. Hay muchos buenos motivos para organizar una comida y reunir a personas que tienen en común parentesco, o trabajo, o inquietudes intelectuales… y precisamente los organizadores de este tipo de reuniones desean que todo salga a la perfección. Resultaría bastante bochornoso que en una comida familiar, una boda, un congreso, una feria, o una celebración de empresa el principal recuerdo que quedara entre los asistentes fuera ‘qué comida tan mala’.  A modo de respuesta ante esas dudas que surgen a la hora de elegir un buen catering de comida, aquí damos algunos consejos:

Lo primero que hay que pensar es en los invitados. Aunque parezca una obviedad, cuando se habla de comida no lo es tanto: hay intolerantes, alérgicos, celíacos, diabéticos… que tienen que vigilar mucho lo que comen. Asimismo, también podrás encontrarte con asistentes vegetarianos o personas practicantes de religiones que les prohíban tomar determinados alimentos. Por eso, lo principal es asegurarse de que estas personas contarán con información sobre la comida en el primer caso –por parte de los propios camareros del catering por ejemplo o con carteles- y que cuentan con alternativas en el segundo.

Una vez repasada la lista de invitados o si se trata de un gran evento previstas las alternativas, queda lo principal: elegir qué queremos. Pensemos en alguna comida que hayamos tomado antes en alguna celebración, algún detalle que nos haya gustado mucho… mirad revistas especializadas ¡o directamente preguntad! Con respecto a la temática del evento, cabe resaltar que hay empresas de catering que ya cuentan con menús para elegir para celebraciones familiares o de empresas. Es el caso de La frolita, un catering en Madrid que tiene en cuenta todas las opciones. Esta empresa cuenta desde con típicos embutidos hasta recetas con cierto glamour con los que nadie quedará insatisfecho.

Por otro lado, medir o calcular las cantidades de comida en cada plato o bandeja era motivo de preocupación de los organizadores de eventos. Pero gracias a la profesionalidad de los trabajadores de una empresa de catering, por ejemplo la recientemente nombrada La frolita, que desde el primer momento aclara de cuántas piezas está formado cada propuesta y que tiene la intención de estimar sus menús como aceptables.

En definitiva, la organización de un evento, sea del tipo que sea, puede salvarse con un estupendo menú que haga las delicias de los amantes de la buena comida y de los que tienen gustos más concretos. El truco está en contar con un buen catering. Sobre cómo elegirlo, las opciones ya han quedado explicadas y esperamos que os sirvan. Pero a la hora de elegir, ante todo, debe ser una empresa que te inspire confianza o que te hayan recomendado, como nosotros sin duda, recomendamos La frolita.

Deja un comentario