Bodas Camperas

Las bodas rústicas empezaron a ponerse de moda hace unos 5 años y ahora están en pleno auge, sin embargo hay una nueva modalidad que está pegando fuerte entre los jóvenes matrimonios que desean tener una boda original un poco más alejada del típico cuento de hadas: la boda campera. En este tipo de evento, al igual que en las bodas rústicas, lo que prima es la sencillez aparente (que no real), la naturaleza, la madera y el DIY ¿Y dónde radica la diferencia entonces? Pues en que la boda rústica puede ser igual de elegante que una boda tradicional pero la boda campera, aunque no deja de serlo, da más prioridad a la comodidad y al pasarlo bien que al traje de etiqueta.

Mi Boda Con Rossini, una de las empresa más reconocidas en el sector, supo ver en este tipo de evento el gran beneficio que podía obtener y empezó a especializarse hasta convertirse en una de las empresas más demandadas por los jóvenes para organizar este tipo de bodas. Sus responsables, que ya cuentan con gran experiencia previa, nos han asegurado que organizar una boda campera puede ser tan complicado, e incluso más, que organizar la típica boda tradicional pues hay muchos detalles originales que se escapan a lo que normalmente ofrecen las empresas con las que colaboran normalmente y, por ende, acaban teniendo que hacer ellos mucho más trabajo, “pero lo hacemos encantados” aseguran “Tenemos un equipo fantástico que cubre todos los aspectos de la boda campera y al final el trabajo siempre merece la pena”.

Pero ¿cuánto cuesta una boda campera? Pues lógicamente todo dependerá de los extras que se añadan y de factores tan variables como el precio del vestido de novia, el viaje de novios e incluso de si la novia decide maquillarse en casa o hacerlo en un salón de belleza. Todo es siempre muy relativo.

Personalmente he organizado eventos de este tipo con todo lujo de detalles donde los novios no pagaron más de 5000 euros en total y, en otras ocasiones, con un evento similar, la pareja tuvo que pagar un importe superior a los 15.000 euros. Como ya he dicho, todo depende de lo que quieras poner.

Aquí os dejo un post que es el ejemplo perfecto de boda campera, tanto por la decoración, como por el catering, el vestido, los detalles para los invitados… todo. También suele quedar muy bien cuando la novia decide ponerse un vestido ibicenco, pero eso es cuestión de gustos.

Todo sincronizado

Ahora bien, si optáis por algo tan concreto como este tipo de evento para celebrar vuestra boda, debéis tener en cuenta que todo tiene que girar en torno a esa temática. No quedaría nada bien ambientar todo como una boda campera y dar invitaciones clásicas de boda, o mandar un aviso en dicha invitación para que todos vayan de etiqueta. Lo lógico es que tanto el ambiente, como los detalles, como la vestimenta vaya acorde a la temática.

¿Significa eso que los invitados pueden ir en vaqueros? Por supuesto que no. Han de ir elegantes pero tal vez no sea necesario que las damas lleven traje largo ni tacón de aguja, con un zapato bonito, elegante y cómodo para caminar por terreno de campo y un vestido de cóctel irían estupendas. De igual modo ocurre con los hombres, no creo que nadie vaya a aparecer con smoking pero lógicamente en este caso sería excesivo, con un traje de chaqueta cómodo e incluso con un buen pantalón de pinza sería más que suficiente.

Además, en las bodas camperas casi todo tiene cabida (siempre y cuando seas buena combinando), desde una piñata hasta un sombrero de paja para los invitados pasando por un grupo country para amenizar la velada o un saxofonista elegante. Os puedo asegurar, que si lo hacéis bien, podéis poner todo lo que queráis.