El acondicionamiento previo al evento

Bien lo saben los que leen asiduamente este espacio, pero nunca está de más recordarlo. A la hora de organizar un evento hay que cuidar todos los detalles. Es importantísimo ofrecer la máxima garantía de calidad y que todo esté en orden para celebrar la fiesta o el evento en cuestión. En los últimos tiempos, la tendencia indica que cada vez más fiestas y celebraciones se llevan a cabo en las viviendas particulares, sin embargo, todavía sigue existiendo esa tendencia de alquilar salas de fiestas o espacios en los que disfrutar del evento. Para la organización, una de las primeras tareas que se nos vendrán a la cabeza será la de pintar y acondicionar la sala. Encontrar un pintor en Barcelona, Madrid o la ciudad en la que vivamos o vayamos a desarrollar el evento, con el fin de que sea el encargado de acondicionar nuestro espacio con la garantía de un profesional, será, por lo tanto, una de las primeras tareas a realizar.

Puede parecer una tontería, algo banal, o que nadie se va a fijar en la pintura una vez metidos en faena. Sin embargo, la realidad es otra. La pintura de una casa o de cualquier otro espacio no llama la atención si está bien, pero, en cambio, es un reclamo para los ojos en el caso de que se encuentre deteriorada o tenga defectos de algún tipo. Es de esas cosas que parecen invisibles hasta que algún error, mancha o  desconchón se convierte en un cartel luminoso que parece decir “mirad como me tienen de sucia y deteriorada”. Por este motivo es importante revisar las paredes antes de ponerse a organizar ningún tipo de actividad o a colocar muebles o elementos para la fiesta. Y en caso de necesitar una mano de pintura, dejarlo en manos de los profesionales que ofrecen la mejor calidad a un precio más que razonable.

Mi Pintor es un conjunto de profesionales de la pintura que operan desde hace más de 20 años en la Ciudad Condal. Precisamente, la relación entre calidad y precio es su sello de estilo, ya que ofrecen un servicio integral de pintura y acabados decorativos, asesoría y calidad profesionales y confianza con respecto al trabajo realizado. En este sentido, la empresa cooperativa se podría ver como el ejemplo de entidad pequeña que ofrece la confianza y la calidad del trabajo bien hecho, de los años de experiencia frente a las grandes firmas o a la experimentación personal.

Por otra parte, aunque estamos refiriéndonos durante todo el artículo a la posibilidad de celebrar una fiesta en un entorno personal y en un lugar propio, lo cierto es que para las salas de fiestas y los lugares especializados en organizar eventos de todo tipo, el procedimiento puede ser estrictamente similar. Aunque los últimos tiempos han experimentado un descenso de su demanda, que los empresarios achacan a la ley anti tabaco y al aumento del IVA, principalmente, las salas de fiesta siguen siendo uno de los lugares preferidos para la organización de eventos, galas, premios u otro tipo de fiestas. En este sentido, la pintura y el mantenimiento del local en condiciones óptimas de explotación es uno de los pilares básicos del propio mantenimiento del negocio. El empresario, dueño de la sala o actual “explotador” de sus posibilidades debe mantener siempre este espacio en una situación correcta, para que pueda ser utilizado en cualquier momento por el arrendatario que así lo desea, y para que este quede satisfecho de las condiciones en las que se entrega el espacio para la organización de su fiesta. En estos casos, el mantenimiento es mucho más habitual, por lo que el empresario buscará reducir los costes operativos de cada servicio. En este momento es cuando entran en juego las pequeñas empresas y el baile de precios que ofrecen para los servicios de pintura, limpieza, mantenimiento y acondicionamiento o decoración del espacio concreto. Es la ley del mercado. Unos compran, otros venden, y entre medias ha de tener lugar una negociación que deje a todas las partes satisfechas. Algo así como lo que ocurre entre el empresario, el cliente y el espacio que se le concede. Tiene que satisfacer TODAS sus necesidades.

Deja un comentario